Aras de los Olmos aborda “el mundo de las adicciones”.

  • El municipio acoge una charla divulgativa sobre el fenómeno de las adicciones
  • El objetivo es concienciar a la comunidad areña acerca de los riesgos del consumo de sustancias tóxicas

Prevenir las consecuencias perjudiciales del consumo de drogas es una ardua tarea que debe implicar a toda la sociedad. Esta una de las conclusiones que el pasado viernes se pudieron extraer de la charla “el mundo de las adicciones” impartida por el médico especialista Josep Dasí en el Hogar de los Jubilados de Aras de los Olmos, abierta a todos los públicos y que despertó un gran interés entre la comunidad areña.

Dasí empezó su exposición con una polémica frase: “El alcohol y tabaco son las drogas que más problemas generan en la sociedad”. Una introducción que siguió con un breve recorrido histórico acerca del tratamiento de las adicciones, la estigmatización de la persona adicta y la necesidad de considerarla como enferma, merecedora de atención biopsicosocial para su recuperación.

En este punto, durante la charla se expusieron ejemplos de historias de adicción que pueden pasar desapercibidos, como es el caso de mujeres con problemas de alcoholismo, tabaquismo severo o consumo de cocaína en contextos laborales altamente estresantes, así la denominada “cultura española del alcohol”, que “invisibiliza un problema de base como la normalización desde la juventud del consumo de sustancias tóxicas”, señaló Dasí.

Además, se resolvieron dudas acerca del concepto de “tolerancia”  o “síndrome de abstinencia”, que explican los procesos fisiológicos que producen en el cerebro los tóxicos y conductas adictivas como la ludopatía. Por otra parte, también se habló a los vecinos y vecinas de Aras sobre las enfermedades relacionadas con el abuso de alcohol y tabaquismo, así como sus efectos diferenciales entre hombres y mujeres o la reducción de la esperanza y calidad de vida de las personas consumidoras.

Finalmente, Josep Dasí hizo un llamamiento a fomentar estilos de vida saludables entre la población de Aras de los Olmos, especialmente en la infancia y adolescencia, así como modelos de ocio alternativo, por ejemplo, a través del deporte, que sirvan de prevención de las consecuencias perjudiciales del consumo de tóxicos.