El certamen “Aras en Flor” bate todos los récords en su tercera edición.

  • Medio centenar de propuestas participarán este año en el concurso de arreglos florales y jardines efímeros
  • El sábado 18 de Mayo se hará la entrega de premios a la mejor propuesta de jardín efímero

Al municipio de Aras de los Olmos le gusta la primavera. El ya popular concurso de arreglos florales y jardines efímeros “Aras en Flor” ha batido récord de participación en su tercera edición, en la que se han hecho llegar medio centenar de propuestas que, a partir del 18 de Mayo, cubrirán las calles y fachadas de Aras y Losilla de flores, aromas y colores de todo tipo.

Un total de 30 bocetos de arreglos florales y más de una veintena de decoraciones de fachadas se han hecho llegar en esta tercera convocatoria, por lo que el jurado lo ha tenido muy difícil para decantarse por las mejores propuestas, dada la alta participación y originalidad de los diseños presentados, que ha desbordado extraordinariamente las expectativas del equipo organizador.

Los proyectos premiados en la III edición del concurso “Aras en Flor” 2019 son:

En tercera posición, el proyecto “El bancal de los sueños” del colectivo Tejedoras Aras, ha sido premiado con 200€. Esta propuesta representa un bancal de almendros, imagen característica de la agricultura de interior valenciana, formando un camino de aromas que alcanza una “fuente de los deseos” decorada con flores y macetas de crochet.

En segunda posición, el proyecto “El sonido de las plantas” del grupo Enreda2, del área de Juventud de la Mancomunidad del Alto Turia, premiado con 400€, es un homenaje a las personas que dedican su tiempo a la banda de música “Unión musical Santa Catalina” de Aras de los Olmos, así como a la tradicional jota areña “el Pepito”, formando estructuras musicales haciendo uso de maderas y plantas de diferentes colores.

Finalmente, en primera posición, el proyecto “Luna de Aras” de la arquitecta madrileña Ángela Martínez, ha sido premiado con 600€. Esta obra simboliza el cielo de Aras, con la representación de una luna llena y la influencia de los ciclos lunares en la vida terrestres, las costumbres y paisajes de la Serranía.